de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 5 de diciembre de 2017

BUENOS PALADARES


CRÓNICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS
RODOLFO GAMBETTI
(NOVIEMBRE) QUITRAL (Lastarria 70 / 22664 0850): “¿Te acuerdas de esa palta grillada, con una salsa de camarones y ají panca ($8.500) que comimos el año pasado en el Quitral, del barrio Lastarria? Son recetas tomadas de aquí o allá, pero que se mantienen porque gustan. Christian Hatte arma una carta y cuando le resulta, la mantiene. O la va modificando un poco. Esos platos que nos llamaron la atención ahora vienen algo más grandes, para compartir. No son de la vieja cocina, pero tampoco se van en pura prestidigitación. Una prueba: las carrilleras en pan brioche (dos en $7.100); cachetitos de vaca, fabulosa carne ignorada por los electores, que se vuelve tiernísima, y la bruta de sabrosa cuando la cocinan como se debe. Y otro plato fijo: congrio ($9.600). Del dorado, en bocados frito en una pálida y crocante envoltura de tempura – el frito a la japonesa- hecho con cerveza fermentada. Fantasmitas que estallan en la boca, una delicia para que hasta el oído participe.

MUJER, LA TERCERA
PILAR HURTADO
(DICIEMBRE) SOHO (Carmen 93 / 222242393): “Nos atendió un garzón colombiano superamable, que se ofreció para explicarnos lo que no entendiéramos de la carta. Yo sabía que quería un pad thai, y también pedimos unas crocantes empanaditas thai con camarones y salsa dulce picante, que acompañamos con cerveza. Las empanadas en masa de wantán rellenas con pasta de pollo, camarón y un toque de cilantro resultaron ricas. Probamos además un curry masamán que pedimos vegetariano, pero llegó con carne y papas.” “El pad thai -fideos de arroz con salsa de pescado, tamarindo, maní y lemon grass- lo pedimos con camarones y estaba muy bueno, con la cantidad justa de salsa y supersabroso, con ese toque que le da la pasada por el fuego al saltearlo.”

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(DICIEMBRE) MEZE (Manuel Montt 270, 2 2378 3646): “Mientras la vida se presenta como un natural declive hacia la muerte para algunos, en el caso de este restaurante turco acontece lo contrario. Desde su apertura hace unos años hasta hoy han mejorado ostensiblemente, sin cejar en su propuesta étnica. Y sentarse en una de sus mesas, escuchar su música, revisar su carta con novedades y sorprenderse con sus platos, es un ejercicio que engorda en vez de adelgazar. Aplauso, señores de Meze.” “Para partir, un mix meze ($7.950). Aquí se encuentra un poco de burgol con menta, una cuota de hummus, unas berenjenas con yogurt y ajo con un toque de salsa de tomate natural, falafel, unos tubitos de masa filo rellenos de queso y algo más. Una mezcla de sabores aromáticos y sutiles del estilo come y calla.” “De fondo, otro surtido ($21.900), acompañado de una ensalada de tomate, pepino y cebolla. Aquí venía un zapallito relleno en salsa, unas pequeñas hamburguesas, un pincho, carne deshilachada y una fuentecita con una de las mejores musakkas -un "pastel" de berenjenas y carne- del mundo. Nuevamente, un montón de nombres raros para un montón de gustos diversos.”

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(DICIEMBRE) SABOR DE BUENOS AIRES (Las Dalias 2892, Providencia / 22343 5982): “Hace veinte o veinticinco años, no había cómo encontrar en Chile un croissant bien hecho, de esos que en toda Europa continental se consumen ávidamente con el café, al desayuno. Y de pronto comenzaron a aparecer en diversos barrios santiaguinos unos que eran perfectos. Claro: detrás de ellos había no panaderos franceses, sino argentinos (han llegado ahora también franceses). Y por ahí comenzó la influencia, que se fue extendiendo a otras muchas pequeñas grandes cosas.” “Digamos, de partida, que los croissants ($1.200) son ahí excelentes. Y nos referiremos a las otras cosas por su aspecto más que por sus nombres propios ("rogel", "vigilante", etc.) difíciles de retener (al menos hasta que nos aficionemos bien a ellas). Lo más espectacular es una especie de libro de hojas abiertas de hojaldre frito, que recuerda a una flor, con un centro de jalea de membrillo: ¿a quién se le habrá ocurrido esta maravilla?”