de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado

de 12 a 24 hrs.de lunes a sábado
Fachada exterior

martes, 3 de octubre de 2017

LOBBY MAG


LOBBY MAG.

Año XXIX, 5 al 11 de octubre, 2017
LA NOTA DE LA SEMANA: En la recta final
MIS APUNTES: Quizuna
LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR: Para los trasnochadores de siempre
BUENOS PALADARES: Crónicas y críticas de la prensa gastronómica

LA NOTA DE LA SEMANA


 
EN LA RECTA FINAL

Existe un dicho muy real: terminamos de bailar cueca y vienen los abrazos de Año Nuevo. Cierto. Llegamos al último período del año y como es costumbre, estos meses pasan rápidamente. Se nos va el 2017 y con él un año raro aunque prometedor. Pero junto al cambio de clima hay un cambio en la personalidad de los chilenos. Dejamos los abrigos y el encierro de lado para disfrutar del sol, de las tardes tibias, de las terrazas y de los frescos rosé. Las ventas se incrementan y se respira un aire distinto. Hay un cierto optimismo en las gentes que ya se comienza a notar en el sector gastronómico gracias a un buen año turístico. Un empujoncito más y cerraremos un año complicado pero que nos dejó muchas lecciones. Saquemos entonces las mesas a la calle y brindemos por ello.

MIS APUNTES


 
QUIZUNA
Un nikkei viñamarino

Gastronómicamente, Viña del Mar es una ciudad que se comporta como balneario, por ello los restaurantes de prestigio se pueden contar con los dedos de una mano. En verano todo cambia y se produce un boom de locales de todo tipo, pero cuando se esfuman los turistas, la ciudad comienza a dormir… hasta que la despierta un nuevo verano.

Una corta reflexión para describir que en Viña del Mar la gastronomía no tiene la misma dimensión que otras ciudades y/o balnearios del país. Su vecina Valparaíso cubre las necesidades gastronómicas de los viñamarinos y pareciera que este tema no tiene vuelta atrás.

Aun así hay emprendimientos que vale la pena destacar y que buscan revertir el casi nulo panorama gastronómico de la ciudad. Hace un par de meses, tres jóvenes hermanos provenientes de una de las familias más conocidas de la región, decidieron abrir un restaurante de características Nikkei, esa fusión japo-peruana, que si bien aún no es comparable a la oferta capitalina, podría convertirse en uno de los buenos lugares de la ciudad.

Un cómodo y bien diseñado comedor y una amplia terraza enfrentan el sushi-bar donde el itamae Lou Remy Asato, peruano con ancentros japoneses y de amplia experiencia en Lima, realiza cortes precisos para las entradas nikkei, a las que se suman otras preparaciones provenientes del cuarto caliente como unas maravillosas Gyosas de verduras (3.500 x 6 unidades) y cerdo (a igual precio). Buen inicio para destacar una entretenida coctelería de autor donde el Sake es uno de los interesantes protagonistas.

Imaginación y sabor para destacar en esta nota unos Espárragos Maki (6.700), envueltos en lomo de vacuno y salsa miso; un Pulpo picante (8.500) a la plancha con salsa spicy y papas al perejil, o disfrutar su deliciosa sopa Ramen (7.900), elaborada con fideos hechos en casa y verduras orientales.

A la versión japo de sus preparaciones, suman algunos platos típicos peruanos como el Lomo salteado (10.500) y los ya conocidos rolls californianos (6.500), en una extensa carta donde prima una buena materia prima y un correcto e informado servicio. Sin ser extensa, la carta de vinos -separada por cepas-, tiene precios bastante adecuados y seductores.

Lo único que se espera es que el Quizuna se mantenga en el tiempo. La temporada (como todos los comedores de la ciudad) la tienen asegurada, pero es absolutamente necesario que Viña del Mar se convierta en un referente gastronómico durante el año corrido. No puede ser que no tenga más opciones que el San Marco, La Ciboulette o El Austriaco. Por eso destaco el trabajo de estos emprendedores que si bien tienen mucho aun que aprender, ojala reciban el aprecio de los viñamarinos y se convierta en uno más de la estrecha oferta gastronómica de la ciudad. Sería lo justo… y es necesario.

Quizuna: 12 Norte 640, Viña del Mar / 32280 0877

LA COLUMNA DEL ESCRIBIDOR


PARA LOS TRASNOCHADORES DE SIEMPRE

 

¡Menuda tarea! Buscar y conocer restaurantes donde los noctámbulos puedan comer a horas en que todo el país duerme. En un Santiago cada vez más globalizado, aún persiste el síndrome del toque de queda, que paralizó por años la vida nocturna. Aun así y tímidamente, cada día que pasa crece el interés para atender al cliente enamorado de las madrugadas, ese que no quiere que la noche termine y busca estirar la fiesta lo más que se pueda. (JAE)
 

 
CASA DE CENA
Clásico entre los clásicos, este restaurante cercano a la Plaza Italia ha recibido el trasnoche de la bohemia desde 1981, entregando una cocina criolla de calidad en un ambiente grato y tranquilo, donde se une el apetito y la tertulia nocturna. (Almirante Simpson 20, Plaza Italia.)

 

 
COSMOPOLITAN
En un enorme local, de sobria y moderna decoración y al son de la música electrónica, los hambrientos noctámbulos del poniente capitalino disfrutan hamburguesas, pizzas, sushi, ceviche, tiraditos, gyozas, sashimi, tempura y una larga carta de cócteles que animan las noches interminables del Barrio Brasil. (Av. Brasil 258, Santiago Centro.)

 

 
EL DANTE
En la República de Ñuñoa reluce El Dante, un restobar que calma el apetito de cientos de clientes que aman la comida de trasnoche. Desde platos a base de carnes y pescados hasta pizzas y sánguches, lo convierten en un clásico de las noches nuñoínas. (Jorge Washington 10, Plaza Ñuñoa.)

 



CHILANGO
Un pedazo azteca perdido en la frontera entre Bellavista y Patronato, el Chilango es sin duda el lugar al que todo amante de los picores y del sabor a las tortillas de maíz debe ir. La comida, los aromas y la decoración proclaman México por todas partes. Un rincón para trasnochadores de fuste, ya que sólo cierra después de las 4 de la mañana. (Buenos Aires 201 -esq. Loreto. Recoleta.)

 

MERCADO CENTRAL
No podía quedar fuera el clásico, ese que cuando aclara el día y los trasnochadores aún no deciden regresar a sus hogares, ya dispone una serie de marisquerías abiertas para disfrutar criatureros caldillos y reponedores mariscales que se ofrecen con la tradicional “tacita de té”. Acontecimientos memorables y una de nuestras mejores tradiciones del folclore gastronómico de la capital. (San Pablo 967, Santiago Centro.)

 

ENTRE PISCOS
La nueva atracción del barrio Brasil, es este inmenso bar-restaurante que ofrece lo mejor de la coctelería y comida peruana en un ambiente grato y agradable. Una casa esquina recién remodelada, ideal para eventos masivos. Un gran aporte a este barrio que cada día se torna más bohemio. (Compañía 2280 -esq. Cumming-. Barrio Brasil.)

 

 
GALINDO
Ubicado en el corazón de Bellavista, Galindo se ha caracterizado por marcar parte de la historia santiaguina, con un estilo clásico y un espíritu bohemio ha sabido mantenerse en el tiempo con una excelente carta en base a destacados platos nacionales, cervezas y tragos. Con 42 años de vida, Galindo sigue más vigente que nunca en la memoria de los trasnochadores. (Dardignac 098 –esq. Constitución- Barrio Bellavista.)

BUENOS PALADARES


CRÓNICAS Y CRÍTICAS
DE LA PRENSA GASTRONÓMICA
 
MUJER, LA TERCERA
PILAR HURTADO
(OCTUBRE) INFILTRADOS (Av. Vitacura 5708 / 22219 1343): “El lugar es bonito e informal, con varias terrazas -también para fumadores-, parrilla a la vista, cálida madera y pizarras con los vinos en el sector donde nosotras nos ubicamos.” “Como fondos probamos la entraña, que estaba buena, aunque por su precio ($14.500) mi amiga encontró chica la porción; la pedimos con delicioso camote asado a la mantequilla. Pedimos también, para no irnos solo por las carnes, un correcto salmón a la inglesa que acompañé con un risotto de mote con cochayuyo, original side order para los pescados, muy sabroso y lindo, pero en este caso servido ultrasalado; tanto que lo devolvimos y pedimos que no lo cobraran.” “El servicio fue amable pero algo torpe, seguramente por los ajustes a un local que está partiendo.”

WIKÉN
ESTEBAN CABEZAS
(SEPTIEMBRE) BLUE JAR (Profesora Amanda Labarca 102 (ex Almirante Lorenzo Gotuzzo), esquina Moneda / 9 6155 4650): “Su cocina tiene una identidad exploradora, con algunos toques de exotismo, chilenidad y un toque brit a veces, pero nunca pasándose de rosca. Y lo probado de su carta da cuenta de esto. Acompañándose de unos jugos prensados del día -de manzana verde y kale, una de las hojas verdes de moda-, así fue. Primero con un puré de espinaca y el mismo kale -que es uno de esos súper vegetales a los que les falta solo curar la caída del pelo-, cubierto de queso rallado, sencillito y con unas masitas crujientes para acompañar ($6.500). Y un taco de congrio frito ($3.500) con rúcula y limón en conserva, igualmente simple y bien ejecutado. Todo en paz y a tiempo, aunque vaya una observación: cuando se ofrece una "tortilla de congrio" en la carta, puede esperarse otra cosa. De fondos, pescado, un trozo de merluza a la plancha con una costra de sabor marroquí, servida sobre un puré de hinojo. Y una entraña servida tres cuartos ($12.500), blanda y sabrosa, como es este corte, acompañada de papas chilotas.” “Con una carta breve sin ser mezquina, con precios entre lo razonable y la inversión, el Blue Jar es como esa ropa cara que no se nota que lo es. La que dura más años en el ropero sin agotar.”

WIKÉN
RUPERTO DE NOLA
(SEPTIEMBRE) CAFÉ VILAPERT (Luis Pasteur 6500, local 1-A, Vitacura / 22218 5344): “El Café Vilapert nos parece estar entre los mejores de Santiago y a un altísimo nivel de calidad. Excelentes, en general, los pasteles; estupendos sándwiches en el nuevo estilo (es decir, no ya en pan de molde, como los de La Novia, en el centro) sino en croissants o algún otro pan de hojaldre o en pan ciabatta; un buen servicio de té, con scones ingleses (hay "paneras" dulces y saladas muy bien y variadamente provistas), y un servicio atento y rápido. Hay, por cierto, variedad de jugos, de limonadas, de tés y de cafés, además de galletitas finas, de palmeras y algunas viennoiseries.” “Habría que destacar, entre lo que probamos, una deliciosa barra de nuez, un buen éclair de vainilla; un pastel Saint Honoré, con reminiscencias de la famosa torta de los pasteleros franceses en honor de su patrono; un maravilloso kuchen de manzanas con arándanos. Y un excelente sándwich de salmón ahumado con queso crema (la mezcla no falla).